Australia se caracteriza por tener temperaturas elevadas en comparación a otros países, sin importar en que estación del año nos encontremos. En las zonas áridas los inviernos son calmos y carentes de presipitaciones, pero en los calurosos veranos las tormentas son muy frecuentes e intensas. Al ser un territorio tan grande cuenta con todos lo climas posibles y conocidos, ya que en las zonas montañosas se puede esquiar en pintorescas pistas que son visitadas todos los años por miles de personas.
Existe un sofisticado servicio meteorológico en el que trabaja mucha gente para cubrir las necesidades en su totalidad.
australia6.jpg
Las lluvias suelen ser espontáneas y focalizadas en un punto, es normal que a tan solo dos calles del lugar en el que estés pueda estar lloviendo intensamente mientras que en donde tú estas se encuentre seco.
Algunas regiones internas del país tienen piso visible depende la época ya que se inundan completamente durante meses. Por esto es que existen tantos animales que viven en los árboles y otra gran cantidad que vive de forma nómada, cambiando su lugar de estadía varias veces al año. Pero mas allá de todas las adversidades que el clima presenta, están muy organizados, de manera tal que pasan problemas mayores ni sufren victimas por inundación.