16.jpg
Estamos hablando de una de las más importantes cantantes del género pop de los últimos tiempos y la verdad es que ya habían pasado cerca de 22 años desde su última visita a tierras australianas, de modo que las expectativas de los fanáticos eran tremendas, aunque no todo fue como creían.

La cantante se presento en el Brisbane center y su aparición fue por demás polémica, ya que se la vio completamente ida y falta de fuerza para llevar a cabo un concierto.

Luego de las primeras dos canciones, tuvo que hacer una pausa de cerca de 15 minutos para recuperarse y también tuvo problemas al final, donde se confundió los nombres de los músicos e interpreto su hit “i will always love you” de una manera muy simple y apagada. Aun restan dos conciertos en Sídney y Melbourne y aunque las entradas están todas vendidas, se espera que los shows estén a la altura, sino muchas personas reclamaran el dinero.
Foto vía: quieroletras