Lo que le vamos a contar ahora parece sacado de una de las mejores novelas que usted haya leído, o bien de una película de Hollywood, pero es una historia real de un hombre que vive en medio del desierto en las afueras del parque nacional Kakadu. Jeffrey Lee tiene apenas 36 años de edad que vive en una casa con sus dos hijos y su esposa. Están bastante aislados pero no pierden el contacto con el mundo que los rodea ya que sus hijos van a la escuela y aprenden lo necesario para desenvolverse de la mejor manera en este mundo globalizado.
hombrebillonario.jpg
El sitio donde esta la casa es pretendido por una gran empresa francesa ya que a través de excavaciones profundas, de esa tierra de puede conseguir uranio. La cifra que se le ofreció luego de que se negara varias veces es sorprendente, nada mas ni nada menos que 5 mil millones de dólares para que abandone su vivienda y de lugar a la construcción de una central de excavación. Jeffrey se negó rotundamente porque en ese lugar vivieron todos sus antepasados y cuenta emocionado las palabras que su abuela les decía sobre este lugar. La frase que más se le ha escuchado decir es “no hay dinero en el mundo capaz de moverme de mi lugar”, donde trabaja en huertas y se dedica a la pesca para alimentar a su familia.