Es una de las ciudades más grandes del mundo, y la caracteriza su arquitectura moderna. Se levanta como la más importante metrópolis del continente oceánico y cuenta con todas las facilidades de una gran civilización del nuevo siglo.
Fue fundada en el año 1788 por colonialistas británicos y no dio mucho que hablar durante más de 100 años, pero a partir del siglo XX, su evolución fue constante hasta llegar a ser lo que hoy todos conocemos. Cerca del 68% de los habitantes son australianos, aunque con antepasados británicos, el resto está formado por inmigrantes de países europeos como Grecia y España, pero como en todos los puntos importantes del mundo se puede ver el enorme caudal de inmigrantes asiáticos.
En cuanto a transporte Sydney cuenta con una amplia red que incluye buses, trenes, monorriel, ferry y metro.
Turisticamente no nos alcanzan las palabras para detallar la cantidad de actividades que se pueden llevar a cabo en este lugar, pero lo iremos detallando con el tiempo. A pesar de no ser la capital de Australia, posee más de 150 oficinas consulares en representación de otros países que denotan la importancia de tener algún tipo de presencia en la gran ciudad del continente.
sydney3.jpg
En cuanto a transporte Sydney cuenta con una amplia red que incluye buses, trenes, monorriel, ferry y metro.
Turisticamente no nos alcanzan las palabras para detallar la cantidad de actividades que se pueden llevar a cabo en este lugar, pero lo iremos detallando con el tiempo. A pesar de no ser la capital de Australia, posee más de 150 oficinas consulares en representación de otros países que denotan la importancia de tener algún tipo de presencia en la gran ciudad del continente.